Nos Domaines Dexpertise

Código de ética

Principio de buenas prácticas Ética de Sofrecom (Grupo Orange)

Certification-System2

Cada uno de nosotros debe hacer prueba en sus actividades, de integridad, conciencia profesional y sentido de responsabilidad.

El grupo Orange se compromete, en su carta de deontología, a respetar y a hacer respetar por todos, sus valores, a través de los principios de acciones colectivas y de comportamientos individuales. La carta de deontología es la piedra angular de nuestra gestión ética. Constituye el fundamento de nuestros valores comunes.

Adoptada por Sofrecom, representa para cada empleado un referente común para la conducta a seguir cotidianamente, entre nosotros, pero también de cara a nuestros clientes, nuestra competencia, y más ampliamente a nuestro entorno.

Como una preocupación operacional, hemos retomado los ejes de esta carta en la «Guía de buenas prácticas Ética » que se aplica a todas las entidades de Sofrecom.

Desde su certificación por Ethic intelligence en 2010 para su programa anti corrupción, renovado en 2014, Sofrecom afirma su postura de tolerancia cero a toda forma de corrupción. Es un activo que da confianza a nuestros clientes y partners.

Conscientes de estos desafíos, reforzamos cada año nuestro dispositivo en materia de due diligences y de control de riesgos.

La nueva ley Sapin II aplicable desde el 1° de junio 2017 acentúa las exigencias en materia de prevención y represión, imponiendo a las empresas la implementación de programas adecuados y evolutivos de prevención y detección de hechos de corrupción.

Esencialmente, este cubre: un código de conducta, un dispositivo de alerta, una cartografía de riesgos, procedimientos de evaluación de la situación de las partes involucradas, un plan de capacitación de personas expuestas, medidas de sanción y controles internos.

Es la oportunidad para Sofrecom de reafirmar su lucha contra la corrupción, haciendo evolucionar su certificación ética para incluir el nuevo estándar internacional ISO 37001.

El gobierno corporativo de nuestra gestión Ética y Compliance está llevado a cabo por la dirección de un Chief Compliance Officer (CCO), con la ayuda de un Consejero Ético. La misión del Chief Compliance Officer es coordinar y supervisar la eficacia de las acciones de Compliance en Sofrecom. La misión del Consejero Ético es aconsejar a los managers y empleados y ayudar a desarrollar la Ética en el Grupo Sofrecom a través especialmente de acciones de sensibilización y capacitación.

Las filiales tienen igualmente un Compliance Officer (CO) local que está ligado funcionalmente al CCO para este rol y cuya misión es asegurar la adaptación local del programa.

Los invito a consultar esta «Guía de buenas prácticas de Ética» que se dirige a todo el Grupo Sofrecom.

A fin de facilitar la comprensión de las reglas éticas y de compliance, hemos precisado en esta nueva versión de la guía, los párrafos del documento «Principios de aplicación por Sofrecom de la política Anti-corrupción del grupo Orange» a los cuales le conviene referenciarse, en ciertas situaciones.

La lucha contra la corrupción nos concierne a todos y así afirmamos nuestros valores. Es el compromiso de cada uno que hace de Sofrecom una empresa ética y responsable!

Certification-System2

Introducción

En Sofrecom, nos comprometemos a que nuestra actitud sea conforme a los valores ligados a la marca Orange, particularmente la responsabilidad.

Ceder a prácticas que perjudicarían nuestra integridad y nuestra reputación, repercutiría negativamente en nuestro crecimiento a largo plazo y perjudicará a nuestras acciones actuales y futuras. Es fundamental rechazar estas prácticas.

Los empleados de Sofrecom se encuentran a veces en situaciones ambiguas o ante una elección ética que no es evidente.

Esta Guía de buenas prácticas apunta a ayudarnos a tratar con integridad y a hacer buenas elecciones.

Se presenta como el referente para nuestros principios de acción y comportamientos y da ejemplos de situaciones ambiguas a fin de reaccionar mejor a elecciones difíciles.

Cada uno debe leer, comprender la carta y el espíritu y hacer todo lo posible para darle cumplimiento.

En todas las situaciones, en caso de dilema ético en el trabajo, siempre hágase estas preguntas:

  • ¿Lo escondería a mi familia, mi jerarquía, los medios?
  • ¿Trato de convencerme de que lo que estoy haciendo está bien?
  • Lo que estoy haciendo, ¿es perjudicial al Grupo; soy la única persona que se beneficiará?

Si responde “si” a una de estas preguntas, eso que trate de hacer es probablemente contrario a nuestras buenas prácticas. No lo haga o pida consejo a su jefe o a su consejero ético.

Nuestros principios de acción en Sofrecom

Cada administrador o colaborador debe hacer prueba, en su misión o actividad en el Grupo, de integridad, respeto, objetividad, conciencia profesional y sentido de responsabilidad. Cada uno, cualquiera sea su actividad y sus responsabilidades, apunta a la excelencia, esforzándose por desarrollar sus competencias y su aptitud a innovar. Cada uno contribuye a instaurar y mantener un ambiente de confianza y calidad, así como a favorecer la performance, la iniciativa y el espíritu de equipo.

Como administrador o colaborador, si conozco infracciones o fraudes cometidos en detrimento del Grupo Orange y/o Sofrecom o sus entidades, debo alertar, según el caso a: mi superior, la Dirección a cargo de Auditoría y Control Interno de Sofrecom, o todo órgano de gobierno corporativo que reporte al Consejo de Administracion de Sofrecom.

Hacia nuestros clientes

Basamos nuestro éxito en la calidad y la mejora de nuestras prestaciones y servicios, así como en la satisfacción de nuestros clientes. Es la razón por la cual los asalariados se cuidarán de todo comportamiento que no respete la reglamentación comercial y la falsificación o manipulación de cifras y cuentas.

Hacia nuestros accionistas

Suscitamos la confianza de nuestros accionistas con el objetivo de asegurar la rentabilidad de su inversión.

Nos comprometemos a proveerles regularmente información comprensible, pertinente y fiable.

Velamos por el respeto escrupuloso de las reglamentaciones y principios de gobierno corporativo.

Hacia nuestros colaboradores

Confiamos en la lealtad, integridad y motivación de nuestros colaboradores, así como en su sentido de iniciativa y responsabilidad. Nos comprometemos a asegurarles un ambiente de trabajo sano y seguro, y a favorecer el desarrollo sus cualidades profesionales y sus responsabilidades individuales. Nuestros equipos reflejan la diversidad de culturas y competencias.

No toleramos ninguna forma de discriminación.

Aseguramos la existencia de dispositivos que permiten a un colaborador alertar infracciones o fraudes de los que tuviera conocimiento, así como el tratamiento apropiado y diligente de esta alerta.

Hacia nuestros proveedores, sub-contratistas y partners

Establecemos relaciones de confianza y lealtad con nuestros proveedores y partners, a fin de beneficiar a nuestros clientes de un mejor servicio.

Esperamos de ellos que compartan y respeten principios éticos.

Hacia nuestra competencia

Buscamos sobrepasar a nuestra competencia por medios honestos y legales y por la calidad de nuestras prestaciones y servicios.

Hacia el ambiente del país donde estamos presentes

Respetamos los ambientes naturales y las culturas de los países donde operamos (sea implantación local, filial o sucursal – o via acciones de preventa o la realización de proyectos / misiones).

Respetamos las leyes y reglamentos aplicables y esperamos de nuestros colaboradores que lo hagan posible.

Llevamos adelante relaciones éticas con gobiernos y autoridades administrativas y fiscales.

Rechazamos toda forma de corrupción. Por ejemplo: la corrupción en vista de obtener un mercado, de reglar un control fiscal, de realizar gestiones administrativas.

Comportamientos no éticos: casos concretos

Tratamiento de información confidencial

En el marco de su trabajo, los empleados pueden eventualmente obtener informaciones no públicas que pertenecen al Grupo o a Sofrecom. Se trata de todas las informaciones personales o confidenciales que nos fueron dadas por nuestros clientes, proveedores y asalariados. Ellas conciernen igualmente, y de manera no exhaustiva a: clientes del Grupo Sofrecom o de nuestros propios clientes y las adjudicaciones o rescisiones de contratos ; desarrollo de productos y estrategias de marketing, precios de venta ; procesos y realizaciones técnicas ; resultados financieros no publicados ; cambios de accionistas en Sofrecom y Consejos de Administracion del Grupo Orange y filiales, pero igualmente todas las informaciones relacionadas con las adjudicaciones o rescisiones de contratos, fusiones, adquisiciones, ventas y disoluciones de filiales del Grupo Orange y Sofrecom.

A este título, está prohibido a los empleados utilizar estas informaciones para:

  • Aconsejar a terceros interna o externamente a la empresa para realizar operaciones bursátiles antes que la información haya sido pública;
  • informar a terceros, por cualquier razón que sea, por transmisión de archivos de clientes, códigos de activación, procedimientos o modos operatorios o por difusión de datos sensibles.

No protección de activos del Grupo Orange y Sofrecom

Como administrador o colaborador, el empleado debe velar por la protección y el respeto de la propiedad intelectual y de todos los proyectos y know-how del grupo Orange y Sofrecom, pero también en el uso de los recursos. Se trata de prohibir los comportamientos maliciosos hacia los bienes materiales (locales, materiales,…) e inmateriales.

Por ejemplo, los asalariados no cometerán o no ayudarán a cometer robos, fraudes, degradaciones, sabotajes,…

Abuso en términos de expresión o comportamiento públicos

Cada empleado deberá hacer prueba de lealtad, integridad, imparcialidad y sentido de responsabilidad: el representa la imagen de la marca y del Grupo en el exterior, en todo momento.

Los comportamientos a prohibir son, por ejemplo:

  • denigración de ofertas o productos;
  • denigración de prestadores;
  • todo comportamiento perjudicial a la imagen y a las reglas del Grupo, especialmente en el país de recepción, sus habitantes y sus instituciones: propósitos y comportamientos racistas, comercio y uso de estupefacientes, consumo abusivo de alcohol, turismo sexual, etc.

No-respeto a la legislación

Todos los empleados deben respetar la legislación local y nacional, donde se encuentren en el mundo. Ninguno de los dispositivos de la presente Guía de buenas prácticas éticas debe ser interpretada como un estímulo para infringir la legislación vigente y eso en todos las áreas del derecho: comercial, social, público, etc.

No respeto del individuo

Los empleados deben respetar a los individuos y su derecho a la protección de la vida privada, donde se encuentren en el mundo. Además, deben rechazar toda forma de discriminación y los siguientes comportamientos:
  • acoso moral o sexual;
  • comportamientos insultantes, racistas, violentos;
  • comportamientos intrusivos en la vida privada;
  • comportamientos desenvueltos y despreciativos;
  • comportamientos de discriminación como los que están fundados en el sexo, la pertenencia verdadera o supuesta a una raza o etnia, la orientación sexual, el estado de salud o embarazo y la religión.

Conflicto de intereses

Aquellos conflictos que sobrevienen durante la perspectiva de beneficio a título personal, familiar o financiero, o de toda otra forma de ventaja, incita a los empleados a reaccionar contra el mejor interés del Grupo Orange y/o Sofrecom. Se entiende también por conflicto de interés, el hecho de aceptar u ofrecer regalos excesivos o inadecuados, en efectivo, en especie, descuentos, bienes o entretenimientos, que puedan influenciar o recompensar decisiones profesionales.

Ejemplos de comportamientos prohibidos:

  • influenciar o permitir influenciar decisiones relacionadas con proveedores, clientes u otros partners contractuales;
  • aceptar un regalo de valor excesivo teniendo relación con la firma o la renovación de un contrato y la relación comercial en general;
  • aceptar participar en un seminario de trabajo y de interés organizado por un proveedor, sin utilidad real para la empresa;
  • privilegiar un interés personal que entre en contradicción con el ejercicio imparcial y objetivo de mi actividad profesional;
  • privilegiar mi interés personal que podría influenciar o parecer influenciar la posición o la decisión tomada por la empresa.

Las reglas aplicables en el Grupo Sofrecom en materia de regalos e invitaciones son descritas en «Los principios de aplicación por Sofrecom de la política anti-corrupción del Grupo Orange» y la «Síntesis de principios de aplicación». Los umbrales aplicables en cada país son definidos en la grilla « Umbrales Política Anticorrupción ».

Competencia desleal

Los empleados no utilizarán ningún medio ilícito para obtener informaciones de su competencia, no actuarán para fallar en sus obligaciones y no buscarán obtener ventajas indebidas por la empresa.

Las prácticas a evitar comprenden:

  • ceder a las presiones de naturaleza que perjudiquen a la libre competencia;
  • hacer beneficiar a los proveedores o clientes con informaciones privilegiadas;
  • aceptar o pagar sobornos, directamente o via intermediarios;
  • basar las decisiones comerciales en la existencia o no de una relación recíproca;
  • utilizar informaciones divulgadas por un competidor de manera ilícita a fin de obtener una ventaja comercial indebida.

Principios de aplicación por Sofrecom de la Política Orange

Donaciones de beneficencia y padrinazgo de empresa

Sofrecom aplica las guidelines del Grupo Orange en materia de « Donaciones de beneficencia y padrinazgo de empresa» según los principios descritos en el párrafo 9 de “Los principios de aplicación por Sofrecom de la Política Anticorrupción del Grupo Orange”.

Las acciones de Mecenazgo y otros partnership con asociaciones son administrados por Recursos Humanes y son sistemáticamente objeto de un acuerdo previo del Director General de Sofrecom.

Contribución a partidos políticos u organizaciones emparentadas

Sofrecom aplica los guidelines del grupo Orange en materia de «Contribución a partidos políticos» según los principios descritos en el párrafo 8 de principios de aplicación por Sofrecom de la Política Anticorrupción del Grupo Orange.

Pagos de facilitación, peticiones y extorsiones

Sofrecom aplica los guidelines del Grupo Orange en materia de “Pagos de facilitación, peticiones y extorsiones» según los principios descritos en el párrafo 10 de principios de aplicación por Sofrecom de la Política Anticorrupción del Grupo Orange.

Los pagos de facilitación (giro de pequeñas sumas de dinero de manera impropia y oficiosa a empleados subalternos a fin de garantizar o acelerar la provisión de servicios corrientes o necesarios) están prohibidos, salvo si éste ha sido hecho bajo amenaza contra la seguridad personal.

Por motivos de claridad, si los pagos han sido efectuados a continuación de una amenaza que atenta a la seguridad personal o de un acto criminal, estos pagos serán reputados bajo la limitación con amenazas. La fuerza con amenaza puede justificar pagos efectuados a fin de evitar pérdidas de vidas humanas, pérdida de integridad física o privación de libertad. En este caso, tal pago no podrá ser considerado como pago de facilitación.

Estos incidentes deben ser comunicados, en un informe circunstancial, al Director General de Sofrecom, al Director de Implantaciones Locales, al Director ejecutivo de CXMB, al Manager, al Chief Compliance Officer y a los Compliance Officers competentes a fin de implementar medidas correctivas.

Procedimiento de alerta ética

Si un colaborador está frente a una elección que podría llevarlo a transgredir el contenido de esta guía, o si tiene motivos razonables de pensar que una persona lo contraviene, debe comunicarlo a su superior.

Todo empleado de Sofrecom que no se sienta cómodo para remontar directamente un caso a su superior, Compliance Officer, Chief Compliance Officer o RRHH, cualquiera sea la razón, puede utilizar el dispositivo de alerta. Su uso es facultativo, su no uso no implica ninguna consecuencia hacia los asalariados.

Áreas de aplicación

El dispositivo de alerta se aplica a todos las infracciones o fraudes en las áreas de contabilidad, control interno y auditoría, corrupción o de derecho de la competencia.

Si los hechos fueran graves, fuera del campo de aplicación más arriba detallados, el alerta debe ser inmediatamente reorientado hacia el responsable competente (director administrativo y financiero, director de recursos humanos…).

Cómo ponerlo en marcha

Toda advertencia hecha de buena fe es acompañada de una garantía de confidencialidad y una protección contra toda sanción posible.

Protección de personas en el tratamiento de alertas

Todo colaborador que presenta una alerta, en conformidad con el procedimiento descripto anteriormente, no podrá ser objeto de ninguna amenaza, discriminación de tratamiento, ni ninguna otra medida desfavorable, excepto si los hechos señalados fueran inexactos a sabiendas. Existe un derecho de acceso y rectificación a beneficio de las personas identificadas en el macro de este dispositivo.

El uso abusivo del dispositivo de alerta expone a su autor a sanciones disciplinarias y/o acciones judiciales. A la inversa, el uso de buena fe del dispositivo, mismo si los hechos se revelan como inexactos o no dan lugar a ningún seguimiento, no puede exponer a su autor a sanciones.

Sofrecom es garante, en el tiempo, de la protección del colaborador que haya advertido una alerta.

Tratamiento de la alerta

Los mensajes electrónicos son relevados de manera totalmente confidencial. El autor de la alerta es invitado a identificarse a fin de responsabilizar a los usuarios del dispositivo y limitar los riesgos de denuncia difamatoria, facilitar la protección del autor de la alerta contra eventuales represalias, y permitir un mejor tratamiento de la alerta obrando la posibilidad de pedir a su autor precisiones complementarias.
­